La sesión de premamá de Tania no fue una sesión normal ya que, a parte de ser mi amiga con la emoción que ello conlleva, requería un seguimiento desde el tercer mes de embarazo, hasta que Erik llegara al mundo.

Hicimos fotos de cómo esa barrigita plana se convertía en una señora barriga mes a mes.

Ninguna de las dos podíamos imaginar que nos pillaría una cuarentena de tres meses de por medio pero eso, no fue impedimento para que el súper papá, hiciera las fotos por mí y me las enviara para completar esa serie tan especial.